Las cafeterías, sinónimos de lugares de encuentro donde el hombre ha sabido reunirse y escapar de la vida cotidiana, es tradición de espacio donde se converge para discutir y pasar el tiempo, son lugares de debates y reuniones.

Sabemos que el café, el elemento clave en este entorno ha estado presente por siglos durante toda la historia haciéndose parte de la vida diaria, y es por éste que estos lugares a los que hoy día se les conoce como cafeterías nacen, evolucionan y permanecen en el tiempo como lo han hecho hasta ahora. Estas, remontan sus historias alrededor de los siglos XV y XVI, que es cuando se conoce sobre la existencia de las primeras cafeterías, y  a partir de donde empieza su gran y rápido desarrollo. Estas antes de su surgimiento  en Europa fueron consideradas como establecimientos similares a las tabernas, donde se podía beber, conversar e informarse de las novedades. Prontamente este hecho pasó a convertirse en lugares de sapiencia frecuentados por hombres cultos para llevar a cabo el intercambio de ideas en su día a día expandiéndose de esta manera el concepto por toda Europa, llegando a ser así espacios frecuentados por ilustres. Las cafeterías fueron creciendo tan aceleradamente que llegaron a ser lugares de reunión de filósofos e intelectuales donde se discutía y exponían sus ideales. 

Los primeros establecimientos tienen su origen en La Meca alrededor de los años 1400, y poco más tarde la capital del imperio Turco, Estambul inventó su propia modalidad de cafetería, es de esta manera y a partir de la difusión de la bebida del café que se van expandiendo por los territorios de los Balcanes hasta llegar a Europa los locales creados específicamente para tomar café o lo que conocemos formalmente como cafetería.

grafico-linea-time2
Línea  de tiempo de las Cafeterías en Europa, gráfico  por Clarices Cepeda.

En esta línea de tiempo es posible observar cómo fueron transcurriendo durante estos años las aperturas de cafeterías por toda Europa. Es a Venecia donde para el 1624 llega una de las primeras cafeterías conocidas en Europa llamado La Bottega del Caffé. Ya para 1652 en París se conocía una de los café más famosos en esta ciudad, el café Prokop en el cual se han reunido tradicionalmente intelectuales y políticos, desde Voltaire, Diderot y Rousseau. En Viena para 1683 el café Central y en Londres y Berlín para 1692 ya se conocían varias cafeterías que albergaban historias en su día a día. En Boston para 1776 existía el café Dragón Verde, muy reconocido por todos los incidentes históricos vividos en este, y para 1888 llega a Madrid, Café Gijón una de las cafeterías más auténticas en la ciudad. A este paso fue creciendo cada vez más esta industria,  ya de manera global, llevando hasta nuestros días  el singular carácter de ser lugares de contacto humano y de conversación.

“Perpetuarán sin duda las cafeterías como uno de los puntos de gravedad de la vida e incluso como escenarios típicos de muchos acontecimientos de nuestra historia.”

Pol Capdevila.

La experiencia del café más allá de la bebida, es su entorno.

Desde pequeña, ese aroma característico y exclusivo del café que despertaba mis sentidos, y que con el paso del tiempo me ha transformado en esa persona que cree en la buena compañía de una taza de café, es la razón que me ha llevado a elegir este caso de estudio que han sido las cafeterías, lugar donde se sirve y degusta el café, por el hecho de que  para mí son espacios imprescindibles para cuando se quiere entrar en esa relación con el café y a la vez disfrutar de una buena compañía.

Siempre se encontrarán lugares más acogedores que otros, en este contexto he visitado varias cafeterías para probar las delicias de un buen café y vivir la experiencia de tomarlo en el lugar. El último establecimiento visitado con el fin de enriquecer mis nociones para este trabajo fue Toma Café en Madrid,  lugar donde la cultura del café es la raíz de una experiencia que acapara todos los sentidos.

screen-shot-2017-01-26-at-5-52-17-pm
Toma Café, Madrid. Imágenes tomadas por Clarices Cepeda.

Al entrar a este lugar el aroma profundo y puro a buen café es quien te recibe, se puede sentir un ambiente acogedor, donde las paredes están pobladas de fotografías y cuadros inspirados en el café. Es inevitable sentirse atraído por todo el movimiento que hay detrás de la barra, como los colaboradores del lugar se concentran en su tarea de servirte preparando distintos tipos de café a la vez que disfrutas de un espacio lleno de experiencias sensoriales.

En Toma café no basta con decidirse por un cappuccino o un espresso, lo que realmente importa es escoger el sabor que va contigo, que lo disfrutes y en base a eso, servirte el café que prefieras.

Lo que más me interesa en estos lugares es que sean lugares donde las personas puedan disfrutar una taza de café en la que se pueda sentir su aroma, sus componentes, texturas y sabores. En Toma Café, me llamo mucho la atención que en mi caso la bebida fue servida en un vaso de vidrio, despertando esto mí el interés de porqué es servido de esta manera cuando una taza representa para muchos el símbolo clave en un café, esto reside en el hecho de que en Madrid es una tradición cultural tomar el café en vasos.

En Toma café, la cultura del café va más allá del simple acto de tomar café. Aquí se vuelve aún más valiosa cuando puedes ver que la persona que te sirve tu taza ama y disfruta prepararla. En lugares así, provoca quedarse más tiempo, probar otra taza. La armonía entre los sabores y el entorno me produce la sensación de entender el café de forma diferente y de querer volver a vivir la experiencia de nuevo.

Sin olvidar que este lugar sabe de brindar un ambiente confortable, donde puedes compartir de tus momentos sociales, pero también te permite disfrutar del lugar, si solo tu compañía es una buena taza de café. Estos establecimientos con características como estas son las razones por la cual uno puede imaginarlos como mudos observadores de eventos de nuestras historias.

screen-shot-2017-01-26-at-5-59-27-pm
Empleado preparando la infusión. Vaso de café con leche. Imágenes  por Clarices Cepeda.

Steen Eiler Rasmussen en su libro “La Experiencia de la Arquitectura nos explica cómo se perciben las cosas que nos rodean y, en especial, la arquitectura. Nos describe las sensaciones que experimentamos ante los objetos cotidianos, desde una taza de té hasta una raqueta de tenis, explicando de esta manera cómo se puede disfrutar mejor de los edificios que configuran nuestro entorno.”

A partir de esto, analizando el entorno como un concepto generador de experiencias, vemos entonces como esto determina la identificación o la manera en que percibamos el lugar. Es necesario encontrar en los espacios donde transitamos, la comodidad y el equilibrio además de la funcionalidad, para que así se nos permita desarrollar nuestras actividades. En el caso de estudio vemos como el estilo de un ambiente retro rústico define el espacio interior. El uso de vegetación como envolventes en su interior genera un entorno de relajación, siendo a la vez un lugar con muchos elementos que llaman la atención. El juego en la disposición alineada de los mobiliarios son los elementos definitorios que estructuran el interior de la cafetería.

analisis-cafeteria
Análisis espacio interior de Toma Café, por Clarices Cepeda.

Finalmente los elementos de la experiencia que intervienen en la manera en la que pueda ser catalogado un entorno pueden ser tanto positivos como negativos. Estos pueden variar desde el ámbito cultural hasta como es su posicionamiento en el mercado. En nuestro contexto inmediato los factores que determinan no solo la percepción del espacio sino también la calidad del producto son de los criterios que determinarán la elección de una cafetería.

PROPUESTA CREATIVA

“El valor del espacio frente a las experiencias de su entorno y producto.”

Exploración de ideas/ Nube de palabras.

nube-palabras-entorno

Investigación Aplicada.

Como propuesta creativa se ha planteado el concepto de investigación aplicada, el cual consiste en la función que se asume al indagar sobre un tema, al que posteriormente se deben llegar propuestas o soluciones a modo de conclusiones. La idea conceptual consiste en como el usuario analiza el valor del espacio frente a las experiencias de su entorno y producto, y a parir de esto generar una posible guía de pautas de como sentir la experiencia. A pesar de haber vivido una grata experiencia en Toma Café, existieron algunos puntos que a mi percepción no fueron de gran agrado. Entre estos se encuentra el servir la bebida del café en vaso. Es un factor que claramente dependerá de la cultura del lugar en que se encuentre o de la persona en sí, sin embargo en mi opinión un café que no esté servido en una taza es como un vaso de agua caliente. Otro factor que percibí y quizás me llamo la atención pero no de manera positiva fue la manera en como escriben las paredes y la completan de mensajes, quizás sea un toque divertido que se le esté agregando al lugar sin embargo considero que la informalidad con que puede esto puede ser percibido, en mi caso no fue de gran empatía.

5
Mosaico de imágenes de Toma Café. 

Luego de estudiar los factores que pueden incidir en la manera en que podamos percibir la sensaciones de su entorno, vemos la importancia del valor que puede tener un espacio abarcando cada ámbito que compone su interior desde que sea un ambiente acogedor, limpio hasta que el servicio sea amable y el producto de calidad.

Propuesta:

Pautas de como el usuario debe analizar el valor del espacio frente a las experiencias de su entorno vs producto.

grafico-de-prop-entorno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s