Sobrevivir a la prueba del tiempo, a los cambios, tendencias, moda, es difícil pero no imposible; a diario entramos en contacto con objetos que llevan muchos años en el mercado y hoy en día aún los podemos seguir adquiriendo, ejemplos que nos vienen a la mente son grandes empresas como Coca Cola, IBM, y muchas más, pero ¿qué pasa cuando más que una marca el que sobrevive es el producto en sí? Como sucede con el típico vaso en el que tomamos agua o el plato en el que comemos, productos cotidianos que a lo largo del tiempo su variación ha sido mínima, y con un objeto que encontramos en las cocinas de manera muy tímida, cuya presencia es casi imperceptible hasta que lo enciendes: en el caso de la licuadora o también conocida como batidora.

Antes de hablar del producto en sí, es interesante conocer la historia tras del mismo; haciendo un viaje por la línea evolutiva de la licuadora, nos remontamos a unos 5000 años antes de Cristo, en dónde se empleaba el metate y el molcajete para triturar alimentos, ambos con diferencias en su uso, el primero para alimentos sólidos, convirtiéndolos en polvos o granos pequeños; y el segundo, para la preparación de salsas, ungüentos y otros, de ahí que una forma sea cóncava y la otra plana. Pasaron muchos años para la aparición de la licuadora, tal y como la conocemos hoy en día.

linea_de_tiempo

fred_warning
Fred Waring, mostrando el uso de la Miracle Mixer, 1932

El primer modelo de licuadora fue construido en el 1910, en Estados Unidos, por George Schmidt y Fred Osius, pero exclusivamente para batir huevos; es en 1922 cuando, también el estadounidense, Stephen Poplawsi desarrolla la primera licuadora para triturar alimentos en general, un invento que más tarde sería desarrollada por la empresa Waring, llamándola “Waring Blender”. Curiosamente, aunque desde su creación este producto ha evolucionado desde licuadoras especializadas industriales hasta manuales y portátiles, el modelo presentado por Fred Waring en 1937, que en principio se llamaba “Miracle Mixer”, lo podemos conseguir en el mercado, no como un objeto coleccionable antiguo, sino como un utensilio de cocina contemporáneo producido aún en masa; nos encontramos ante un irregular caso de supervivencia en el tiempo.

Probablemente, en algún momento de nuestra vida nos habremos topado con, sino este mismo modelo, uno muy similar; una máquina que sólo tiene un botón, y cuyo manejo es tan simple como colocar dentro del vaso los alimentos a triturar junto con algún líquido: encender y apagar, sin más complicaciones. Este funcionamiento, que podríamos decir que a la vista del usuario es básico, ha sido, entre otras, de las razones por las que las personas siguen prefiriendo este modelo de licuadora, como expone Donald Norman “…Si un elemento se halla en el genoma, y si ese elemento no guarda relación con nada negativo, es decir, si los clientes no se quejan de él, entonces se mantiene durante generaciones enteras(1988 – The Psychology of Everydar things). Justo lo que ha ocurrido con este producto.

antes y despues.png
Miracle Mixer y Warning Blender

Puesto que además este producto ha demostrado su capacidad de permanecer activo en el mercado durante décadas, podemos decir que es un buen diseño, es clásico,  tal y como explican Berry y Marti en su libro Diseño y Color, “El clasicismo comprende imágenes que han soportado la prueba del tiempo y que han ido componiendo lentamente y a su conciencia para conseguir equilibrio, importancia y propósito. Las reglas de la forma clásica quedan mejor enfatizadas con una paleta de colores limitada, moderna y equilibrada…. La forma desempeña un papel importante, y la sencillez de líneas constituye un requisito previo.” (Berry & Marti, 1994, pág. 114).

Tomando el tiempo estimado de unos 90 años en el mercado, causa cierta curiosidad el hecho de que éste producto haya podido permanecer con cambios mínimos formales a lo largo de los años; de ahí que nos interese indagar un poco más a fondo sobre los aspectos que han hecho esto posible, entre los cuales además de su estructura formal podemos destacar su estética funcional, ergonomía, simpatía con el usuario y ciertos rasgos que nos ayudan a situarla en un contexto histórico concreto. Se trata de los fenómenos del Styling y el Streamline que estaban en pleno auge. Por otra parte las vanguardias artísticas como De Stijl, Bauhaus, Art Decó, y otros más en los que pudiéramos encajarlo para encontrar características que pudieron haber servido de inspiración para el diseño inicial de este modelo de licuadora.

comparativa.png
Comparativa formal con producto del movimiento Art Decó: Table Lamp de Walter Von Nessen (1930) y la Miracle Mixer (1937)

Analizando el porqué de la forma, para entender qué ha hecho este producto se haya vuelto  contemporáneo, nos adentramos en la búsqueda histórica de los movimientos artísticos en auge entre los años 1920 – 1940, desde donde podríamos encajar éste modelo de licuadora en el proto-racionalismo, con el uso de formas geométricas, la eliminación de ornamentos, la claridad general del funcionamiento y el nivel formal del producto en la pieza inferior o base, tal y como se puede observar en el modelo inicial Miracle Mixer; por otro parte entre otros movimientos cuyas características pudieran haber influido en la concepción de éste producto, podemos considerar la escuela Bauhaus por la sencillez de las estructuras, geometrías básicas, y la pura funcionalidad de los objetos. Sin embargo, si nos enfocamos en movimientos que de cierto modo fueron evolucionando o simplificando al llegar a América, podríamos trasladar ésta licuadora a la vanguardia del Art Decó, muy marcado por el uso de pirámides normales o invertidas, en edificios, lámparas y otros productos. Al llegar a Estados Unidos, el Art Decó pasó de ser muy complejo y ornamentado a adoptar figuras geométricas sencillas; comparando estas peculiaridades con la licuadora en cuestión es casi seguro que fue el movimiento más influyente para el diseño inicial de dicho modelo.

Haciendo un flashback, comparando el producto con algunos diseños y vanguardias de la época, y teniendo en cuenta su diseño clásico se podría llegar a tener una idea del porqué de la forma.

comparativa_protoracionalismo

Proto-racionalismo

El uso de formas geométricas, poner la funcionalidad antes que los ornamentos, y que el peso visual de los objetos recae en la parte inferior dándole importancia también a la base sobre la que reposa el cuerpo del producto, ponen sobre la mesa un camino que pudo haber sido o  no el que guiara a Poplawski al momento de diseñar, lo que más tarde sería estilizado por Waring, en el modelo Miracle Mixer.

comparativa_bauhaus

Bauhaus

En el estilo de la Bauhaus se puede notar cierta similitud en con el anterior ya que ambos se busca “limpiar” las formas de ornamentos que de cierto modo no son necesarios para que el producto funcione.

A pesar de sus semejanzas, la composición estructural de muchos de los diseños de la Bauhaus tiene mayor peso en la parte superior que en la inferior, buscando que la base sea lo más disimulada llegando en muchos casos a ser imperceptible.

comparativa_artdeco.png

Art Decó

Para esta comparación tomaremos el estilo Art Decó de los Estados Unidos, en donde se vuelven a usar las líneas y figuras geométricas para la composición estructural de los objetos.

En este estilo además, se emplea tanto en la forma de los productos como en las obras arquitectónicas las estructuras triangulares o cónicas en esencia, que asemejan también la composición de la licuadora donde el peso visual se encuentra en la base.

En la actualidad existen muchos tipos de licuadoras que surgieron a partir del modelo Miracle Mixer, pero a pesar de las nuevas funciones agregadas, la simplicidad del producto inicial lo ha hecho sobrevivir a la prueba del tiempo, sumado a ciertos cambios en detalles como color y textura visual de algunos componentes, con el mismo fin, seguir atrayendo a los usuarios y fidelizar generaciones.

La capacidad de adaptación del modelo a los mercados, sin variar marcadamente sus aspectos físicos-estéticos ha sido parte clave del éxito y supervivencia de este modelo en el mercado, tal y como explica Luis Gonzalo en el artículo La Supervivencia como arma estratégica en mercados turbulentos (2007): “…una empresa que no se diversifica, nace, crece, se estanca y muere con su único producto. Dura lo que dura el producto…La vida útil de un producto depende de una combinación de factores difícilmente previsibles, tales como los efectos de sustitución, la evolución, la moda, la reglamentación (precio, normas de seguridad), la innovación de la competencia, etc.

Warning Blender Portable: Propuesta creativa

Éste modelo de licuadora fue diseñada, probablemente sin notarlo, con características del movimiento art decó y las simplificaciones de este estilo al llegar a Estados Unidos, de las cuales muchas son propias de un producto que entra en la categoría de clásico, es decir, diseñado para que pasen los años y siga viéndose contemporáneo, tal y como lo ha hecho notar éste modelo de licuadoras.

mapa-mental
Mapa mental: Licuadora

A través de los años hemos visto que las licuadoras han permanecido con ciertas rasgos propios de éste producto, sin embargo, desde hace unos 5 años se ha vuelto cada vez más común el uso de artefactos más pequeños que sirvan para preparar bebidas muy específicas. Debido a un ritmo de vida muy ajetreado, la portabilidad de los objetos se ha convertido en un plus casi necesario en la vida de muchas personas.

Tal y como planteamos en el ensayo, el modelo Miracle Mixer / Waring Blender ha sido muy popular y ha sobrevivido a lo largo del tiempo, unido con la idea de portabilidad, y el boom que han tenido las licuadoras de fácil uso y para “llevar”, de ahí nace la idea de desarrollar un concepto en el que se unan estas características, además partiendo del entender el funcionamiento de este electrodoméstico, su forma de uso e interacción con el usuario.

 foto_1.png

Styling, en el diseño a presentar se trabajará la parte formal, jugando con el tamaño y las proporciones de la Warign Blender, creando una analogía con otros productos tales como el vaso térmico que conserva la temperatura del contenido durante mucho tiempo y las tazas con sensores térmicos, que indican la temperatura del líquido.

Público: personas en un rango de edad de 22  a 30 años, amantes de los gadget de cocina, que sienten atracción por los productos que sean fáciles de usar y portátiles. Con un ritmo de vida acelerado, que no buscan detenerse y sacar el tiempo para preparar una bebida muy elaborada, y servirla en un vaso o taza y sentarse a beber.imagen_creativa_3

Objetivo: que las personas puedan preparar bebidas individuales, y que puedan ir donde quieran con su bebida sin preocuparse de que se derrame o se “asiente” el contenido del jugo o licuado. En adición, de expandir en el mercado el ciclo de vida del modelo Waring Blnder, introduciéndolo a un nuevo target.

Cualidades:

  • Escala: reducción de tamaño para hacerla portable.
  • Fácil de recargar o uso de baterías.
  • Mejora de la experiencia: puede contener bebidas tanto calientes como frías, además de poseer sensor de temperatura interna del contenido.
  • No exterioriza la temperatura del contenido.
  • Filtro en la boquilla.
  • Como tiene una boquilla el usuario no ve las cuchillas al tomar.

imagen_creativa_2.png

imagen_creativa_1.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s