11
Portadas libros: Diseño Emocional y La Psicología de objetos cotidianos, Autor Donald A. Norman

 

Caso: Una Tetera para masoquistas de Jacques Carelman y Exprimidor de cítricos: Juicy Salif, de Philippe Starck.
En el mundo del diseño existen objetos bien y mal diseñados, Donald A. Norman, en su libro, “La psicología de los objetos cotidianos”, expresa lo siguiente:
1“Los objetos mal diseñados pueden resultar difíciles de utilizar y frustrantes. No aportan pistas, o a veces aportan falsas pistas. Atrapan al usuario y dificultan el proceso normal de interpretación y comprensión. Por desgracia, lo que predomina es el mal diseño”.
Este argumento de Norman es abordado desde un punto de vista funcional pero ¿Qué pasa si lo que se busca es lo contrario de un proceso normal de interpretación para comunicar una idea? ¿Si el concepto del diseño está basado en el poder estético y simbólico que pueda transmitir el objeto? ¿Estaríamos hablando de un mal diseño?
“Una Tetera para masoquistas” de Jacques Carelman
Un caso de objetos inútiles que plantea Norman en su libro “La psicología de objetos cotidiano” es “La tetera para masoquistas” del artista y autodidacta francés Jacques Carelman, que de hecho es la portada de este libro.
La tetera de Carelman se convirtió en el objeto más conocido de su “Catálogo de objetos imposibles”, este catálogo fue una crítica a la sociedad de consumo de aquella época, es interesante como Carelman transmite de una manera jocosa y un tanto ilógica la interpretación de estos objetos Imposibles.Jacques Carelman expresó lo siguiente sobre su catálogo imposible:

2 “Prefiero despojar a los objetos comunes de su uso corriente. Es menos peligroso, más honesto e infinitamente más divertido. Mis objetos, al contrario de los aparatos que nuestra sociedad de consumo venera, son perfectamente inútiles”.
La idea de crear este catálogo surgió en su infancia, Carelman veía como los campesinos, realizaban un catálogo de ventas de productos por correspondencia. Tiempo después creó una parodia de ese catálogo. En 1969 lanzó su catálogo de objetos imposibles, pero no fue hasta 1972 cuando muchos de sus dibujos se presentaron en objetos tridimensionales.
boceto inicial de 1969 y de la tetera de 1972 .
12.JPG
Boceto Inicial de 1969  y la tetera que se ha comercializado desde 1972, Autor Jacques Carelman

Podemos notar grandes diferencias muy marcadas en cuanto a las formas de ambas teteras, la primera tiene una forma cilíndrica con motivos ornamentales, propios del art nouveau de Francia, mientras que en la otra predomina la forma esférica y carece de ornamentación.

Si analizamos la obra de Carelman, podemos percibir influencias del surrealismo en la concepción de sus objetos imposibles, donde lo ilógico y lo absurdo comunican una fuerte crítica social hacia el consumismo.

Algunos artistas utilizaron el surrealismo para expresar sus ideales, tal es el caso del excéntrico Salvador Dalí, quien se caracterizó por su simbolismo surrealista.

13.jpg
Salvador Dalí, Teléfono Langosta, 1936

“Teléfono langosta “1936, un teléfono inútil desde el punto de vista funcional y racional pero bastante divertido y absurdo, donde el artista buscaba crear cierta confusión al espectador.
Podemos notar ciertos rasgos característicos entre este teléfono y la obra de Carelman, ambos artistas buscaron transformar un objeto cotidiano en algo inútil y un tanto confuso donde, sin lugar a duda, en su proceso creativo estaba de por medio el humor.

 

Durante la década de los años 30 fue tendencia la utilización de objetos fabricados en serie para crear una obra artística. Los dadaístas y los surrealistas a partir de esta idea crearon los “objet trouvé” o “ready-made”. Una artista que supo plasmar de una manera única esta tendencia fue Meret Oppenheim con su “Juego de desayuno de piel“(Déjeuner en fourrure)  en 1936, se trata de un plato, una taza  y una cuchara recubiertos de piel de gacela. Oppenheim en esta obra toma objetos cotidianos alejándolos de la realidad, transformándolos en objetos inútiles, provocando un efecto ilógico, de confusión y de sorpresa tan característico del surrealismo.

 

Carelman, Dalí y Oppenheim, expresaron sus ideales a través de la transformación de lo cotidiano.  Hoy en día la tetera de Carelman está en venta al público por internet. Sin lugar a duda esta tetera no les servirá para servir el té por las mañanas a aquellos que decidan comprarla, pero la sensación de poseer una tetera con historia, la cual transmite un mensaje, la experiencia de poder lucirla en su hogar, hace que esta tetera sí cumpla con su función de Diseño Conductual, es decir, el diseño que emociona, transmite sensaciones y experiencias.

Norman en su libro “Diseño Emocional” vuelve a mencionar este peculiar objeto, lo aborda desde un punto de vista estético/emocional y totalmente diferente a su otro libro “La psicología de objetos cotidiano”, en su prólogo Tres teteras, expresa lo siguiente:
3“Más allá del diseño de un objeto, existe también un componente personal, un componente que ningún diseñador o fabricante puede proporcionar. En nuestra vida, los objetos son mucho más que meras posesiones materiales. Nos hacen sentir orgullosos, no porque hagamos ostentación de nuestra riqueza o nivel social, sino por el sentido que dan a nuestras vidas.”
Exprimidor de cítricos: Juicy Salif, de Philippe Starck
Otro caso de objetos poco funcionales, pero con un fuerte poder estético y un buen concepto de diseño que plantea Norman es “El Exprimidor de cítricos: Juicy Salif, de Philippe Starck”, el mismo es portada de su libro “El diseño Emocional”.

Este exprimidor de la reconocida Marca Alessi, mide 14cm de diámetro y 29cm de altura, tiene un diseño bastante llamativo. ¿Cómo se usa? Cuando se hace girar media naranja en la parte superior del exprimidor, el jugo se escurre a los lados y cae, goteando por la punta, en el vaso.
Alberto Alessi, cuya empresa familiar los fabrica, describe el diseño de este modo:
4“En la servilleta, junto a algunos incomprensibles (salsa de tomate con toda probabilidad), se veía toda una serie de esbozos. Bocetos de calamares. Partían de la izquierda y, mientras se abrían camino hacia la derecha, adoptaban la forma inconfundible de lo que acabaría siendo el exprimidor más célebre de un siglo XX que estaba a punto de finalizar. No cuesta imaginarse lo que sucedió: mientras estaba comiendo un plato de calamares y trataba de exprimir un limón encima, nuestro hombre recibió finalmente su inspiración Juicy Salif había nacido, y con algunos quebraderos de cabeza para los defensores del lema “la forma sigue a la función”.

 

14
Philippe Starck bocetos Juicy Salif

 

En esta imagen tal y como explica Alberto Alessi, se puede visualizar los diferentes bocetos que condujeron a Starck al diseño actual del exprimidor. En el centro de la imagen se muestran bocetos sencillos donde predomina la forma de cabeza de calamar y las patas en forma de trípode muy similares a las patas del molcajete, utensilio de cocina mexicano tipo mortero, que se usa para triturar diferentes productos alimenticios. También predomina la textura estriada, característica de los exprimidores artesanales en madera.
Starck utiliza cita en mucho de sus diseños, dentro de los cuales se encuentran la silla Louis Ghost, 2002, esta silla es una adaptación moderna del diseño original barroco de Luis XVI, la silla Masters, 2009,  basada en la silueta frontal de tres obras maestras: la silla 7 de Arne Jacobsen, la silla Tulip de Eero Saarinen y la silla Eiffel de Charles Eamesy.

Una cita literal es la de su cepillo para Fluocaril, el cual tiene un gran parecido a la obra de Constantin Bracusi, L’oiseau dans l’air.

 

15
Philippe Starck, Cepillo para Fluocaril 1989 y Constantin Brancusi,  L oiseau Dans L aire, 1912.

Volviendo al exprimidor ¿Por qué compraríamos un exprimidor no diseñado para exprimir limones? Talvez Philippe Starck nos pueda responder esta pregunta.
5 “Mí exprimidor no está pensando para exprimir limones, sino para empezar a conversar”.
Es evidente que este exprimidor cuenta una historia, al igual que la tetera de Carelman, todo el que tenga este exprimidor debe lucirlo, Juicy no nos brinda una experiencia funcional placentera, pero al ser un objeto diferente, innovador, de forma insólita pero simple, te sorprende al saber cómo se usa, te brinda una experiencia estética y funcional diferente a la que puedes sentir usando un exprimidor convencional o más tecnológico.
El valor estético de estos dos objetos, uno visto como arte que simboliza el anti consumismo y el otro visto como icono innovador del siglo XX, cumplen con su objetivo de poder transmitir una experiencia estética única, que va más allá de lo funcional. ¿Estos objetos de valor estético, han influenciado en los diseños del siglo XXI? ¿se puede crear una tendencia de objetos que te ofrezcan una experiencia estética desligada a lo funcional? ¿existe una necesidad de fomentar valores estéticos en el diseño del siglo XXI?

 

1 Donald A. Norman, El diseño Emocional, Ediciones Paidós Ibérica S.A  2005.
2  Jacques Carelman fuente:
3 Donald A. Norman, El diseño Emocional, Ediciones Paidós Ibérica S.A  2005.
4 Alberto Alessi fuente:
Donald A. Norman, El diseño Emocional, Ediciones Paidós Ibérica S.A  2005.
5 Philippe Starck fuente:
 http://historia-disenio-industrial.blogspot.com.es/2014/02/juicy-salif-philippe-starck-el-juicy.html
Propuesta creativa
Mi Catálogo de Objetos Imposible
“Silly Food Design”
Esta propuesta creativa  de objetos absurdos está inspirado en “El catálogo de Objetos Imposibles” de Jacques Carelman.
1“Se trata de una crítica sobre la sociedad de consumo, de ridiculizar esa necesidad en las ciudades de los países ricos occidentales, por parte de sus habitantes de comprar algo y al poco tiempo desecharlo y volver seguir consumiendo. Se trata de desacralizar esa veneración al objeto en nuestras sociedades.”

19
De izquierda a derecha, Bicicleta para la nieve y Gafas-reloj de Jacques Carelman 1972, Bruno Munari, tenedores parlanchines,1958 y  Fernando Varela, America, exposición curador curado 2001, Santo Domingo. 
Otros Artistas que también tomé de referencia para esta propuesta fueron Bruno Munari y Fernándo Varela. El Primero considerado uno de los mayores protagonistas del arte, del diseño industrial y gráfico del siglo XX. En 1958  crea un lenguaje de señas por medio de Forchette parlanti (tenedores parlanchines). Fernándo Varela, artista polivalente, es también un intelectual, apasionado de filosofía y de música, presentes en su creación plástica.
Mí catálogo de objetos imposibles llamado “Sally Food Design” consta de 6 objetos.  Estos además de inútiles son una representación absurda de la realidad.
“Sally Food Design”  es una crítica a la sociedad de consumo, sociedad que gasta sin control, abusa de la comida rápida y no tiene conciencia sobre la enorme cantidad de comida que se desperdicia día a día.
17.JPG
Karina Jiménez, “Sully Design Food” 2016.

Evidentemente estos objeto no nos ayudarán a ser más  óptimos en la cocina, pero al ser diseños reflexivos nos transmiten un mensaje claro sobre el consumismo que nos arropa.

1http://www.culturaentretenida.com/2012/images/programas/oimposibles.pdf
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s