Fijándome en dos iconos actuales del diseño español que podrían estar encuadrados dentro del Food Design (la aceitera Marquina y el botijo La Siesta), he intentado crear un elemento que pudiera convertirse en un icono: Una jarra de vino.

Las etapas han sido:

  • Síntesis de ambos elementos
  • Observación de los problemas en los envases de vino Inspiraciones fuera del ámbito del mundo de la enología

captura-de-pantalla-2017-02-08-a-las-19-18-03

Por tanto:

  • Buscamos una botella, un recipiente que ante todo, sea funcional y cumpla con su objetivo. Aunque pueda llegar a estar adornando la estantería de un salón, quisiera que esto fuera así por su valor estético, no por su incapacidad de funcionar como lo que es. Debería solucionar problemas que se derivan del uso del vino, tales como el goteo o que un decantador raramente cabe en la nevera. Queremos un elemento práctico y que tenga sentido usar.
  • Quisiera que mimetizara elementos propios del mundo del vino, pero a su vez que su imagen pudiera estar haciendo referencia a otros elementos externos. Todavía no tengo definido si estos elementos serán propios de una botella de vino de toda la vida, tal vez puedan girar en torno a la idea del porrón o incluso se me pasa por la cabeza en cierto grado si podría acercarse la idea del tetrabrik.
  • Debe predominar igualmente la pureza de líneas y la sobriedad en el diseño. No debe tener nada innecesario, adornos que enmascaren lo que realmente es. En principio me gustaría que de hecho fuera transparente, ya lo sea en su totalidad o parcialmente.

• Por último, en función de las posibilidades de fabricación deberíamos investigar en qué punto se encontrará respecto a su comercialización.

captura-de-pantalla-2017-02-08-a-las-19-18-13

Los problemas típicos que nos podemos encontrar en los envases para el vino son los siguientes:

  • La mayoría cae la gota inevitablemente al volver a poner el envase en vertical.
  • El vino al echarse en otro recipiente necesita oxigenarse
  • Muchos decantadores oxigenan bien, pero no caben en la nevera si este sobra
  • El brick de vino cabe perfectamente en la nevera, pero se asocia a un mal vino
  • Otros envases de diseño son difíciles de asir
  • El porrón no permite servir vino en la mesa

 

  • El resultado es una Jarra: Skyline
captura-de-pantalla-2017-02-08-a-las-19-18-23
Jarra de Vino Skyline, por Andrés Herrero

• Doble reborde, las gotas que caen vuelven al envase
• Base exacta a la de un brick. La anchura es la misma, por lo que puede almacenarse en la nevera sin problema.
• Disposición de perforaciones en la parte trasera. Permite:

  • Que el vino se airee al caer, y que lo haga en cascada
  • Un agarre más ergonómico

Inspirado en:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s